La Comisión aseguró a Beatriz Becerra que los refugiados no serían moneda de cambio para la adhesión de Turquía a la UE