Pagaza muestra vergüenza e indignación ante el abandono de los refugiados en plena ola de frío por parte de la CE y el Consejo