El Gran Prix Taurino: ¿fracaso con final inminente?