Programa electoral de UPyD-Guadarrama (5ª parte): Fusión municipal con Los Molinos y Cercedilla. ¿Qué ventajas tiene?

by UPyD Guadarrama

En el II Congreso de UPyD se perfilaron las líneas generales de una reforma de la Administración Local integral que tuviera en cuenta la cercanía que se presupone de estas administraciones a los problemas de los vecinos, sin dejar de atender a criterios de eficiencia y evitar posibles duplicidades. Por ello, la reforma aprobada por el Gobierno se muestra errónea en la asignación de estas competencias, privando de servicios esenciales a nivel local como la atención a la dependencia y servicios sociales y atribuyendo otras de dudoso carácter municipal que solo suponen un lastre para la estabilidad económica y financiera del erario local.

En este contexto, la principal apuesta de UPyD es el impulso definitivo a la fusión de ayuntamientos que supondría aumentar la población media de estos entes territoriales hasta los 20.000 habitantes, cifra en la se posibilita que los servicios públicos se presten con ciertas garantías. Sin menospreciar por otro lado el ahorro de más de 16.000 millones de euros que supondría para  las arcas públicas. De hecho, la nueva reforma de la administración local no deja muchas más opciones ya que establece que las competencias impropias asumidas por los municipios en la extralimitación de sus funciones deben ser devueltas a las instituciones inmediatamente superiores. Esto significa por tanto que municipios como el de Guadarrama, con una amplia oferta de servicios gestionados por el Ayuntamiento, tenga que renunciar a ellos en beneficio de la Comunidad de Madrid, que ya se ha mostrado incapaz de proveerlos. Todo ello, teniendo en cuenta el menoscabo en la calidad de la prestación de los servicios afectados. Claro ejemplo de ello es la atención a la dependencia y políticas sociales que requiere de una cercanía que las CC. AA. en ningún caso pueden establecer con los potenciales beneficiarios de estos servicios. Por ello, la apuesta indudable por la fusión de Ayuntamientos es primordial para que una localidad como Guadarrama pueda seguir disfrutando de los servicios que hasta ahora ha proveído a sus vecinos y convirtiendo al nuevo ente territorial en un agente con la suficiente representatividad y fuerza como aumentar la autonomía local y su peso político respecto de administraciones de mayor rango.

En el marco que se describe el municipio de Guadarrama sólo conservaría, en un primer momento, competencias de importancia indudable, pero muy alejadas en número a las que solía gestionar y pasaría a adquirir otras que pondrían en peligro los objetivos de estabilidad económica y financiera de las cuentas públicas. Un ejemplo claro de esta situación es la pérdida de la recogida y gestión de residuos, que se ha mostrado como uno de los servicios más eficientes desde que el Ayuntamiento se encargara de la gestión de forma directa, que sería coordinado desde la Comunidad de Madrid. Pero no todo sería perder competencias, en el marco de la nueva ley el Ayuntamiento de Guadarrama tiene la obligación de hacerse cargo, por ejemplo, de la policía local, con el coste de personal que implica y el consiguiente descuadre de las finanzas municipales. Por lo tanto, a nuestros vecinos se les privaría de muchos de los servicios mencionados hasta que el órgano competente de la Comunidad de Madrid resolviera devolverlos al ámbito local.

La Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local supone un terremoto en la distribución competencial de las administraciones infranacionales. Una reforma que se empeña en otorgar competencias a instituciones que hasta ahora se encontraban vacías de contenido como una forma de justificar su existencia porque las élites más asentadas de los partidos tradicionales se resisten a eliminarlas, como las diputaciones. Pero también atribuyen competencias a otras que, en un pasado no muy lejano, se han mostrado incapaces para ejercerlas con plenas garantías y de manera eficiente, como las comunidades autónomas.

El municipio de Guadarrama cuenta en estos momentos con una población cercana a los 16.000 habitantes, inferior a los 20.000 que la Ley de Bases del Régimen Local, tras su reforma por la Ley 27/2013 de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, establece como umbral para la plenitud de competencias municipales.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, UPyD propone en su programa electoral para Guadarrama:

  • Estudio de la viabilidad de una fusión municipal, según los mecanismos establecidos por la LBRL en su artículo 13.4, de Guadarrama con los vecinos municipios de Los Molinos (4.500 habitantes, escindido de Guadarrama en 1666) y Cercedilla (7.000 habitantes). Los tres términos municipales forman una unidad geográfica natural de unos 110 km2 en el límite noroeste de la Comunidad de Madrid y en torno al río Guadarrama, y unidos sumarían unos 27.500 habitantes, por encima de los 20.000 que establece la LBRL para la plena autonomía local.
  • De no alcanzarse dicho objetivo, considerar la posibilidad de mancomunar servicios como el de recogida de basuras, la policía u otros con los mencionados municipios y también con los vecinos de Collado Mediano y Alpedrete, especialmente este último, pues algunas de las urbanizaciones de Guadarrama se encuentran mucho más próximas al casco urbano de Alpedrete que al propio.
  • En consonancia con el programa autonómico propuesto por nuestro partido para la Comunidad de Madrid, solicitar una mejora de la financiación local, más acorde con los servicios prestados, aumentando la participación tanto en los tributos del Estado como en los de la Comunidad, y estableciendo como criterio de reparto la población de hecho y no la de derecho.