Bipartidismo, una historia de amor