UPyD apuesta por fomentar una industria cultural “que ahora está dejada” por la administración local

by UPyD Granada

Mayte Olalla se plantea, entre otros objetivos, recuperar la música en la calle, aprovechar a los gestores culturales y crear una agenda que unifique los actos de instituciones y particulares “para que todos los granadinos sepan qué oferta tienen cada día”

Mayte Olalla, candidata de UPyD a la Alcaldía de Granada, ha desgranado algunas de las propuestas de su formación en materia cultural. Ideas que persiguen que la industria cultural, “ahora dejada por la administración local”, recupere su potencial y genere economía.

La concejal y portavoz del grupo municipal de UPyD en el Ayuntamiento resalta que el problema no es sólo que las infraestructuras culturales estén infrautilizadas, sino que tampoco se apueste por “profesionalizar la cultura”, por aprovechar a unos gestores culturales “que se han formado aquí y ahora trabajan en sitios como Madrid o Málaga, donde sí han entendido que eso también produce beneficios”.

Alerta también de que “se están perdiendo” algunos festivales que nacieron en la década de los ochenta, fundamentalmente por la falta de apoyo institucional. “Eso tiene que cambiar, por supuesto”, incide la candidata, que aboga asimismo por crear “una agenda común” que aúne todos los actos de las administraciones y las actividades organizadas por particulares. “Que haya una única agenda y que esté actualizada para que los granadinos y los que nos visitan sepan qué pueden hacer aquí todos y cada uno de los días del año”, puntualiza.

UPyD se muestra a favor de que se recupere la música en vivo en la calle, ahora prohibida por una ordenanza municipal. De hecho, sugiere que se deberían poner espacios públicos “para dar rienda a la creatividad” de los artistas, porque Granada, gracias a eso, fue referente en música en España. “De aquí han salido grupos como 091, Lagartija Nick, La Guardia, Lori Meyers… Podemos perder ese potencial si no dejamos desarrollarse a los jóvenes”, manifiesta.

Olalla reprocha al Ayuntamiento que no sólo haya dejado de hacer sus deberes en esta materia, sino que utilice la cultura para el autobombo. Un ejemplo muy claro es la programación de actividades en el Cuarto Real justo esta semana, en plena campaña electoral. “Es un abuso de su posición que está fuera de lugar”, critica la concejal.